Paseando la barriga

Ahora que NO, bajo ningún concepto, puede haber ni la más remota duda de que esta barriga no es cervecera ni nada por el estilo, es muy curioso observar cómo reacciona el transeúnte al cruzarse con ella (la barriga).

En la calle

Al quinto mes, o algo así, camino por la calle y paso delante de una obra. Justo al pasar delante me ve la barriga el obrero y con cara decepcionada “Ostras nena, verte llegar, así, de frente parecías normal, tu!”. Sí, tu también antes de abrir la boca, parecías normal, casi (esto no se me ocurrió decírselo hasta mucho tiempo después evidentemente).

Durante el embarazo, hay un momento claro en el que pasas de que te miren/hablen/silben… los obreros de la construcción a que te miren/hablen/sonrían las abuelas. No es mejor ni peor, lo que no hay transición, es de golpe y es muy raro cuando te das cuenta.

Aviso: si estás embarazada y llevas escote o falda corta, entonces son las abuelas que te miran mal. Tapaditas todas por favor, que no es excusa eso de que por UNA vez, después de 33 años, tenga un escote digno de reivindicarlo.

En el metro

Mis amigas madres me habían contado varias historias de ir embarazada en el metro. Por eso la verdad no me esperaba que la gente fuera tan amable conmigo en los transportes. Cada día voy en transportes públicos por Barcelona a hora punta, y sólo un par de veces he viajado de pie.

¡Incluso alguna vez me llamó una chica gesticulando desde la otra punta del vagón para dejarme su asiento!  Ahora sí, hay una clarísima mayoría de mujeres que te dejan sentarte (diría que un 70% o así, contra 30% de hombres). Y la gente mayor le gana a los niños o gente muy joven, al 100%, aunque los abuelitos no les dejo que se levanten, que seguro que la mayoría de los días, van peor que nosotras…

En la piscina

Ay, cuando me ven llegar los del carril de velocidad intermedia o el rápido, les escucho pensar ¿y esa? ¿No le toca el carril para pasear/jugar con los niños/hacer el perrito con un flotador?

No. No no no no no, voy igual que antes señores! No me pidan subir unas escaleras a más de 2 escalones por minuto, pero nadar aún puedo! Además la única vez que fui a nadar en el carril lento, recibí un golpe en la barriga :(

En el trabajo

Bueeeenooooo…. en el trabajo, es otra historia. En el trabajo nos tratan (somos 2 embarazadas) como las reinas madres del lugar :)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s